Para este juez una mamá tan bella no debe ir a la cárcel, por más violenta que pueda ser

Esta mujer no fue llevada a prisión aunque admitió haber golpeado a su bebé de ocho meses con una cuchara.

Lorien Norman, una madre de 26 años quien fue acusada del delito de maltrato infantil, estuvo a punto de ser condenada a 13 años de prisión, sin embargo, debido a que la condena que en realidad recibió es una ¨burla¨, la red ha enfurecido pues argumentan que merecía ir a prisión.

Lorien estaba casada con Shane Mcmahon, con quien tuvo dos hijas, India y Evie, sin embargo, las diferencias que tenían las cuales según ellos ya no tenían arreglo, hicieron que Shane decidiera irse de casa y se llevara con él a las dos pequeñas. Sin embargo, el juez falló a favor de Lorien y las pequeñas volvieron con ella, Shane solo tenía derecho a verlas ciertos días a la semana. Una pésima decisión que pronto lamentarían.

Los acotecimientos se llevaron a cabo en octubre del 2016, las niñas jugaban pero los escándalos de estas hicieron que la madre explotara y terminara agrediendo a la pequeña Evie con una cuchara en el rostro. El fuerte llanto de la bebé, llamó la atención de los vecinos quienes llamaron a la policía para que investigaran que era lo que ocurría pues estos habían tocado la puerta de Lorien pero no había abierto. Los oficiales acudieron al llamado, cuando llegaron a la casa de Lorien observaron que la bebé tenía llena de golpes su carita.

Inmediatamente llevaron a la bebé al hospital para que le dieran atención médica. La madre declaró que la niña se había caído pero al examinarla, los médicos se dieron cuenta de que esta había recibido más de ocho golpes en todo el cuerpo; brazos, mejillas, cuello, cara, orejas y frente. Así la madre terminó confesando que la había golpeado con una cuchara de metal porque no aguantaba su llanto.

Al cuestionar a los vecinos, estos declararon que no era la primera vez que Lorien atacaba a una de sus hijas, en una ocasión había amenazado con arrojarla del balcón, definitivamente las niñas corrían un gran peligro con ella.

Sin embargo, el juez Jack Costello, quien le dio la absurda sentencia a Lorien, dijo: ¨Al atacar a un niño de cualquier manera y en especial cuando este es muy pequeño y vulnerable se considera un grave incumplimiento de confianza pero de igual forma este crimen no es tan grave en términos de grado de fuerza y duración de la violación, además, la madre ha cooperado y confesado la verdad, lo que ha favorecido para reducir su sentencia¨. Testimonio que hizo estallar a los usuarios en cólera.

Además, agregó:

¨El médico que ha revisado a la bebé, comentó que las heridas solamente eran superficiales y que no había daño interno, lo más probable es que estas lesiones sanen muy pronto y por completo¨, finalizó el juez.

Lo único que tuvo que hacer fue pagar una multa de 500 dólares, además de condenarla a dos años de “good behavior bond”, lo cual significa que la persona es condenada a portarse bien y no volver a los mismos comportamientos de crimen durante un tiempo definido.

Después de que la madre pagó la multa fue puesta en libertad debido a que el juez opinó que no era necesaria una condena más larga ya que las heridas de la pequeña eran muy suaves.

Pero todos nos ponemos a pensar ¿y los daños psicológicos, qué? ¿es que acaso es necesario que ocurra una desgracia para que la justicia sea aplicada como debe de ser? no es posible que se exponga a un ser indefenso por tanta ignorancia y mediocridad.

Hoy la madre y la niña se encuentran en su casa junto con un supervisor que se encarga de revisar el comportamiento de Lorien.

Shane Mcmahon, padre de las pequeñas, quedó devastado por la sentencia que se le aplicó a la joven madre pues piensa que es indignante al igual que muchas personas que han leído o escuchado sobre este caso.

El padre comentó:

¨No tengo palabras para describir mi coraje, cuando están conmigo ellas están bien, están sanas y salvas, a mi no me pesa criarlas ni educarlas, incluso no necesito la ayuda de nadie para hacerlo porque amo a mis niñas, saber que solamente le dan una sentencia de 10 meses por un crimen que puede dar 13 años, ¿qué clase de gobierno permite que la justicia no sea aplicada correctamente?¨.

El padre de las niñas tiene toda la razón, no podemos permitir que los padres abusen de los niños sin que se les castigue, ¡ellos merecen una sentencia fuerte! Sólo esperamos que la mujer reflexione sobre su comportamiento y que no vuelva a atentar en contra de sus hijas. Compartimos la indignación que siente el padre, este caso no puede quedar en la sentencia de pagar una multa de 500 dólares, ¡eso es una burla!

Si estás de acuerdo con las palabras de este padre y consideras que fue una injusta sentencia, comparte con tus amigos este artículo, alcemos la voz para que no se sigan cometiendo más abusos hacia los más pequeños.

¿Apoyas a este padre ?

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *